Trabucos y pistolas

Trabucos y pistolas

  1. España y Francia están en guerra por el control de los Pirineos tras La Guerra de los Treina Años. Un general de cada bando, acompañados de sus respectivos sargentos mayores, acuerdan una cita clandestina en territorio neutral para ponerle fin mediante una curiosa competición secreta.

 

 

TRABUCOS Y PISTOLAS Pòster

Dicen que es habitual, que a veces entre un director y un actor surja un entendimiento tal que se unan para proyectos de forma muy recurrente. Pues bien, Daniel Noblom es mi director de cabecera, por decirlo así; y me gusta pensar que soy su actor de cabecera también (no me gusta la palabra “fetiche”). Una de las pocas personas que poco tiene que decirme de cualquier proyecto que tenga en la cabeza para que me apunte a currar con él. Uno con el que me he casado profesionalmente, espero que para largo.

Así que si encima me da motivos para que me apetezca el proyecto por sí mismo, la cosa estaba cantada. Me propone una comedia tipo hermanos Coen, y además de época (siglo XVII). Y un personaje que no he hecho antes, pero que –hasta donde conozco a Dani– sé que tiene algo que ver conmigo.

(Paréntesis: Y es que además de eso, va a ser lo primero que firme “Oz, factoría de humo” como productora de ficción. Que esa es otra, ¿He dicho lo de la comunión director/actor? Pues resulta que Oz es una cosa que ha surgido de forma natural entre nosotros, y al que después se ha sumado Oriol Rafel, otro gran profesional que coincide con lo de ser amigos y entendernos a la perfección. Pero ese es otro tema, es una productora pequeña que acaba de nacer y aún no podemos darle demasiado bombo hasta que aparezcan los contenidos que estamos desarrollando.)

La cuestión es que yo de base ya tengo la predisposición de entrar en el proyecto, y sólo hacen que sumarse motivos a favor de que lo haga: Voy a coincidir en comedia con Xavier Nicaise, cosa que hace tiempo que teníamos pendiente, va a haber un gran curro del departamento de arte (época obliga, si no se hace bien puede quedar ridículo), tendremos al director de fotografía con el que más a gusto he trabajado nunca –y otra vez se suma a que además de eso, es un puto genio- Manel R. Aguilar, una banda sonora acojonante de Adri Mena y voy a poder participar en la selección del resto del reparto codo a codo con el director. Vale, vale, por si no estaba claro: ME APUNTO.

Manos a la obra. Leo el guión. Me encanta. ME ENCANTA. ME APUNTO.

Empezamos a valorar actores (son 5 personajes masculinos, faltan 3). Lanzo un par de ideas para dos de ellos, juntos los vamos a ver actuar a cada uno en lo suyo, (Carles Cruces estaba en Microteatre Barcelona en ese momento, en “Meta-amorfo”; y Josep Maria Riera en la cena-espectáculo “Felix Cumpleaños”) y Dani los compra a la primera de cambio (No m’ho posis tant fàcil, tio!). El quinto componente del elenco llegaría por otra vía, dada la particularidad del personaje. Tiene que ser un joven corpulento y negro, y aunque conocemos algunos que lo cumplen, va a ser difícil que alguno de ellos quiera apuntarse a la gamberrada que está prevista rodarse. Pero ¡eh! La magia del cine…en muy poco tiempo nos llega como caído del cielo por el amigo de un amigo Paulin Ntonga, un modelo de fotografía que es perfecto para el personaje. Casting cerrado.

TRABUCOS Y PISTOLAS Pòster1 còpiaLlega el día de la primera lectura de guión, nos encontramos por primera vez los 5 actores con el director y voilà: todo fluye. Qué fácil, joder. Los chistes funcionan en las bocas de cada uno, y eso que aún no le hemos dado intención a nada, estamos haciendo una lectura fría. Hacemos un par más y todo el mundo se emociona, empiezan a saltar ideas, surgen los vínculos de los personajes entre ellos y parece que ya tengamos el trabajo listo para rodar así, sin ensayos ni nada. Pasa un tiempecito, y mientras se va gestando la pre-producción y el resto de departamentos va ajustando sus propias piezas del engranaje, nosotros hacemos las pruebas de vestuario y de peluquería (usamos postizos de “El ministerio del tiempo”, qué lujazo), y empezamos con los ensayos, y ahí veremos que el souflé está tomando una forma la mar de chula….qué ganas de rodar!

 

Poquito tiempo después nos volvemos a encontrar, ya en el set. ¡Y qué set! ¡El castillo de Sant Martí Sarroca para nosotros solos! Esa localización, sumada al trabajo del departamento de arte, vestuario y de fotografía, nos transportan a 1658 por arte de magia. Y los actores, que somos como somos, parecemos niños excitados el día de reyes cuando descubren todos sus juguetes nuevos. 

TyP WEB1

El rodaje empieza, el ambiente es espectacular y todo el mundo está implicado al 200% (No sólo estamos rodeados de gente seria, profesional y currante, sino que además son PERSONAS con valor humano, y el avispado de Dani les transmite una atmósfera de compañerismo y de EQUIPO que pocas veces se encuentran en el cine low cost. Y al final eso dice de su personalidad, pero también de su inteligencia: Si todo el mundo está a gusto, todo sale mejor, tan sencillo y tan complejo a la vez)

Todo va sobre ruedas, producción, tomas, transporte…tanto, que entre toma y toma nos sobra tiempo y energía que aprovechamos para hacer las fotos que se usarán después en la promoción, incluida la del póster.TyP WEB

Ojo, problemas los hay, esto no es un artículo de peloteo, pero esos “imponderables” que aparecen en cualquier rodaje pasan sino desapercibidos, casi. Y eso en parte es gracias a la fantástica labor del ayudante de dirección, Edgar Montserrat, otro que tal calza (que con ese nombre tenía que ser majo por narices). Y si no preguntadle por mi bigote y veréis como le cambia la cara.

1

Los actores JUGAMOS al oír acción. Nos dejamos poseer por los personajes escritos por Dani y por la historia y el decorado y les damos voz y cuerpo. Y qué bonito jugar con compañeros de la talla de Xavier Nicaise, Carles Cruces, Josep Maria Riera y Paulin Ntonga. Cuánto aprendizaje y cuánta generosidad recibí por su parte. No interpreto al general Hernando de los Cerezos, soy el general Hernando de los Cerezos, y eso es gracias en un muy alto porcentaje a estos 4 tarados.

Eso es lo que veréis vosotros. Lo que seguramente no veréis si no se ha colado en algún making of, es como hacemos de las nuestras en los ratos muertos…les cambiamos el título a las claquetas (vale, lo reconozco, siempre fui yo), les robamos las sillas a los despistados, y nos echamos unas risas siempre que podemos con los miembros del equipo libres o con algún curioso del pueblo que ha subido hasta el castillo para ver qué se cuece.

2

Rodamos, rodamos, rodamos durante unos días hasta que las máquinas de humo, los ceferinos y los travellings se desmontan y se van a casa.

¿Y ya está? Y una leche.

Ahora viene el proceso posterior: Mientras se edita, sonoriza, pinta y colorea, se crea una página de Facebook del proyecto para ir avanzando información de cara al estreno y de paso ir viendo la posible acogida o respuesta de la gente (Y así de paso aprovechamos a darle salida a esas fotos que comentaba, que son muy chulas) Y ahí ya no hago de actor, junto con Dani nos ponemos de nuevo a currar juntos en las labores sociales, con diseños, trailers, etc, generando contenidos para que la página esté viva.

Todo hasta llegar al dia de la premiere (privada, puesto que para que pueda circular por festivales, no se puede haber estrenado en ninguna sala comercial), o más bien dicho LOS días de la premiere: Uno en los cines Girona de Barcelona y otro en el propio castillo donde se rodó hace ya –parece- tanto tiempo. Primer contacto con el público, primera prueba de fuego. Nervios, ansiedad, revisión de la lista de asistentes, expectativa ante la reacción de los espectadores y….¡RISAS! ¡MUCHAS!

TyP WEB

Era una comedia y hemos hecho que la gente se ría. Vale, funciona. TRABUCOS Y PISTOLAS HA NACIDO. A moverlo por festivales, Yaq distribución se encargará de ello.

Lo cierto es que el tiempo me ha vuelto a dar la razón en volver a trabajar con Dani (y con un montón de gente más) y de seguir enamorado de este oficio, ahora veremos que dice el tiempo del resultado de este trabajo. Pero no sé qué me da que también.

 

 

Comparte: